Aventura en Valencia

Llegamos al camping y nos pusimos a comer, después a montar las tiendas y a continuación nos fuimos a ver las instalaciones. Por la tarde fuimos a la playa a bañarnos y pasar lo que quedaba de día y a la vuelta cenamos e hicimos un juego nocturno en el camping.

Al día siguiente estuvimos jugando un poco y nos fuimos de nuevo a la playa con nuestros flotadores: de flamenco, palomitas, una piña y un delfín. Con ellos hicimos varios juegos y una guerra dentro del mar, además de jugar fuera con la arena y al vóley. Volvimos al camping al medio día para comer paella y por la tarde nos fuimos a la piscina para tirarnos desde le tobogán y, tras merendar, hicimos un juego parecido a un cluedo preparado por linces en el camping. Por la noche nos fuimos a la playa porque era la noche de San Juan, donde hicimos un hoguera entre todos y cenamos junto a ella.

Al día siguiente salimos muy pronto en autobús a Valencia, donde fuimos a ver el parque de Gulliver y disfrutamos de todos los toboganes que tiene. En el parque hicimos un juego de pruebas que preparó la patrulla castores y al terminarlo comenzamos otro juego de geocaching por grupos, que consiste en seguir pistas y buscar cajitas que se hace por todo el mundo. Las pistas que seguimos estaban a lo largo del parque hasta llegar al Oceanogràfic, pasando por todos los edificios de la ciudad de las artes y las ciencias. Cuando llego la hora de comer, agotados y sudando por el recorrido, nos reunimos junto al sombrero de Harry Potter y comimos todos juntos.

Por la tarde continuamos visitando Valencia hasta llegar a la catedral, donde fuimos a tomar un helado y comprar algún recuerdo. Volvimos de nuevo al camping y nos fuimos a dormir tras la cena.

Al día siguiente, antes de recoger y volver  a Madrid por la tarde, fuimos a darnos un último baño por la mañana a la playa.

Ana C. (tropa)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *