Nueva ronda

Y por fin llegó el esperado primer día, después de todas las experiencias vividas en verano y el descanso del cole tan deseado sobre todo por los más pequeños.

El primer día en los scouts, los nervios por volver a ver a nuestros compañeros y conocer a los nuevos jefes que este año van a acompañarnos durante toda la ronda, las sonrisas que se nos escapan en el primer juego de grupo y las ganas de conseguir averiguar los jefes antes que ninguno y poder ser los primeros en decir: ¡los tenemos a casi todos! (porque ya hemos asumido que nunca les tendremos a todos, siempre hay más de uno que nos sorprende).

Al llegar al parque Juan Carlos I, nos organizamos en 10 equipos y comenzamos un juego sobre los sentidos que constaba de 5 pruebas.

En la prueba de la vista, los escultas y claneros nos tapábamos los ojos y con ayuda de lobatos, intentábamos encontrar los papeles que habían escondido previamente los castores. En la prueba del olfato teníamos que apagar una vela con la nariz y evitar que se nos salieran los mocos, ¡los que menos mocos soltaran serían los ganadores! En la prueba del oído nos decían una canción scout y después música con cascos, y teníamos que adivinar la canción. Continuamos con la prueba del tacto en la que metimos la mano en una caja y tuvimos que adivinar lo que había dentro, mejor no nombrarlo…

Para terminar, llegó la prueba del gusto. Los claneros tuvieron que escuchar una receta que fueron dando poco a poco a los lobatos para que acercaran los materiales a castores y escultas que estaban montando la “tarta” paso a paso.

Tras acabar el juego nos revelaron a los nuevos jefes: Malak, Kid, Keeo, Kapi, Pelirrojo y tac en castores, Akela, Baloo, Hathi, Kaa y Bagheera en lobatos, Laura, Nerea, Carmen, Pablo y Álvaro en tropa, Isabel, Carmen, María y Teresa con nostros, en escultas, y Javier y Jesús en clan.

Ya era la hora de comer para cuando acabamos, así que nos sentamos por unidades y empezamos a hablar con nuestros nuevos jefes para que poco a poco se pusieran al día sobre cómo funcionaba cada unidad. Después hicimos juegos por unidades y, tras esto, volvimos a casa.

Ya ha empezado la ronda, ¡buena caza!

Lula, escultas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *