Historia del escultismo en España

El escultismo en España tiene su origen en el año 1911 cuando el capitán de caballería Teodoro de Iradier y Hierro junto al escritor Arturo Cuyás y Armengol constituyen el Comité Organizador de los Exploradores de España, con el fin de crear una asociación juvenil basada en el movimiento scout de Inglaterra. El 5 de febrero de 1912, Iradier procede al envio de una carta a Baden-Powell para solicitar la aprobación de la organización, así como de los estatutos, reglamentos y orientación sobre el método scout. En marzo se recibe la contestación con dicha aprobación  (Motilla Salas, 2004).

El nombre de scouts se españoliza como exploradores, y el 30 de julio del mismo año, se aprueban los estatutos y reglamentos de la Asociación Nacional de Exploradores de España por el Gobierno Civil de Madrid, constituyéndose la primera asociación scout de España. Un mes más tarde, se crea la primera tropa de los Exploradores de España en Vitoria (López Lacárcel, 2003).

Se reconoce oficialmente la personalidad jurídica a la Asociación de los Exploradores de España por Real Orden del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes, publicada en la Gaceta de Madrid el 13 de febrero de 1914, y el 26 de febrero de 1920, por Real Decreto de la Presidencia del Consejo de Ministros, publicado en la Gaceta de Madrid de 27 de febrero de 1920, se considera a la Asociación Nacional de Exploradores de España oficialmente como nacional, implantándose en el año 1921 el Sistema de Patrullas, adaptado del libro del libro del de Roland Phillips con el mismo nombre, y desarrollado por Juan Antonio Dimas, jefe de la topa de Madrid desde el año 1920, quien introduce la sección de Lobatos en el año 1922 y realiza una revisión pedagógica del sistema educativo de Exploradores de España (López Lacárcel, 2003).

La unidad Rovers, destinada a jóvenes de diecisiete a veintiún años se introduce en la Asociación de los Exploradores en el año 1930, según el manual del educador de rovers (Federación de Scouts – Exploradores de España ASDE, 2009).

Al comienzo de la Segunda República Española, se modifican los estatutos de la Asociación Nacional de Exploradores de España, presentándose en el año 1932, no siendo aprobados ni reconociendo oficialmente la asociación hasta 1936, mediante Decreto aprobado el 2 de mayo de 1936 publicado en la Gaceta de Madrid de 5 de mayo de 1936. Meses más tarde, con el inicio de la Guerra Civil, se reduce la actividad scout en España debido a la movilización de muchos rovers y jefes de la asociación. El 23 de abril de 1938 se celebra el patrón del movimiento scout, San Jorge, por última vez de manera oficial hasta finalizada la guerra (López Lacárcel, 2003).

Finalizada la guerra civil española, la Asociación Nacional de Exploradores de España suspende sus actividades en el año 1940 por orden del nuevo gobierno mediante la Orden-Circular número 9 del Ministerio de la Gobernación (López Lacárcel, 2012, p.168):

“Teniendo en cuenta que la Asociación denominada de los Exploradores de España tenía   como finalidad propia la práctica de distintos deportes, habría de entenderse sometida por entero en su organización y funcionamiento al Comité Olímpico Español, con arreglo al Decreto de 27 de agosto de 1938, que confiere a este organismo nacional, bajo las directrices del Estado, la representación exclusiva del deporte hispano en todos sus aspectos y modalidades; pero como los fines que asigna a los Exploradores de España el artículo 1º de sus Estatutos se hallan embebidos, aunque con desviaciones en su orientación, en las Organizaciones Juveniles de FET y de las JONS que dedican sus actividades a la formación y exaltación de la unidad del espíritu nacional, mediante de la educación moral, física, patriótica y premilitar, basada en los principios Nacional Sindicalistas; surge la conclusión lógica de que, en los actuales momentos, no sólo carece de razón de ser, sino que es incompatible con estos postulados, una Asociación que, como los Exploradores de España, aplica al cumplimiento de sus fines los principios, métodos y procedimientos del escultismo universal, en relación y bajo la dependencia de organismos de carácter internacional. En su consecuencia, los Exploradores de España carecen actualmente de personalidad. Los digo a V.E. para su conocimiento y efectos consiguientes. Madrid, 22 de abril de 1940”

Durante los años posteriores se mantiene suspendidas las actividades oficiales scouts, ofreciendo el Gobierno a sus miembros la integración en el Frente de Juventudes como alternativa (Vaca & Alaminos, 1998; López Lacárcel, 2012).

En el año 1947, un grupo de antiguos scouts forman el clan Lobo Gris en Madrid, sobrenombre por el que era conocido Juan Antonio Dimas fallecido dos años antes, con el propósito de promover la vuelta a la legalidad del escultismo en España (López Lacárcel, 2012).

Promovido por la iglesia católica, surge en el año 1961 la asociación Scouts Católicos Españoles (SCE), inspirado en la experiencia de los Scouts Franceses fundados por el padre Sevin (López Lacárcel, 2003).

Durante el año 1962 se preparan los nuevos estatutos para constituir la Asociación Scouts de España (ASDE), presentados en marzo del mismo año al Misterio de la Gobernación, donde son tramitados favorablemente y enviados a la Delegación Nacional de Juventudes, sin contestación oficial. Ante el silencio administrativo se entiende la aceptación y se comienza con el funcionamiento de ASDE, realizándose el siguiente año una reunión de todos los núcleos scouts existentes en España para establecer una dirección nacional (López Lacárcel, 2003).

El siguiente año, se realiza la segunda asamblea scout nacional, donde se acepta la propuesta de realizar una revisión de la programación y metodología de las diferentes secciones para actualizarla. Ese mismo año, por iniciativa del comisario de distrito de Madrid, se realizan varias actividades junto a SCE (López Lacárcel, 2003).

Un año más tarde, en 1964, se crea la Ley de Asociaciones en España, presentándose a Gobernación los estatutos para acogerse a dicha ley, sin respuesta sobre su aprobación o denegación (López Lacárcel, 2012).

En abril de 1965 se acuerda la fusión de ASDE y de SCE, la cual no llega a realizarse por desacuerdos en la designación del jefe scout nacional. Más tarde, Scouts Católicos de España pasaría a llamarse Movimiento Scout Católico (MSC). Más tarde, en el año 1969 surge una nueva asociación scout en España, la Asociación Scouts Baden-Powell, fundada por Julio Hernández Roselló, antiguo miembro de un grupo de ASDE, junto a otros antiguos miembros de grupos de esta asociación, MSC y otros grupos independientes (Echeverria, 1975; López Lacárcel, 2012).

Se registra finalmente el 31 de enero de 1971 a la Asociación de Scouts de España y dos años después, en diciembre de 1973, la Conferencia Episcopal Española la reconoce oficialmente, además de registrar como asociaciones dentro de la Iglesia a Movimiento Scout Católico y las Guías de España, asociación scout destinada a las jóvenes católicas (López Lacárcel, 2012).

Un año más tarde, el 17 de octubre del año 1974 se aprueba a la asociación como entidad colaboradora por parte de la Delegación Nacional de Juventud, oficializando su legalidad, y el 31 de enero de 1977 el Ministerio de la Gobernación registra a la Asociación de Scouts de España, otorgándose ese mismo año la calificación de Utilidad Pública por parte del Consejo de Ministros. En noviembre de 1974, la Asociación de Scouts de España, Movimiento Scout Católico y la Asociación Catalana de Escultismo forman la Federación de Escultismo en España y solicitan formalmente la anexión a la Organización Mundial del Movimiento Scout, y pasando a formar parte de Conferencia Scout Mundial el 16 de marzo de 1978, ausente desde el cese de actividades de Exploradores de España en el año 1940. (López Lacárcel, 2003)

En febrero del año 1988, Scouts de Baden-Powell se integra dentro de ASDE, desapareciendo como asociación (López Lacárcel, 2012).

Durante la asamblea nacional de ASDE celebrada el 6 de diciembre de 1985 se iniciaría el proceso por el cual esta pasaría a ser una federación de asociaciones, descentralizándose así la  estructura existente para dar mayor importancia a las asociaciones autonómicas, aprobándose en asamblea extraordinaria los nuevos estatutos de la federación en junio de 1986, registrándose en el Registro Nacional por parte del Ministerio del Interior el 13 de febrero de 1990, pasando a llamarse Federación de Asociaciones Scouts de España (López Lacárcel, 2012).

En enero del año 1989, ASDE aprueba la sección oficialmente la sección castores, según el manual del educador de castores (Federación de Scouts – Exploradores de España ASDE, 2009, p. 11) entrando a formar parte de su programa educativo, abarcando así toda la etapa de educación primaria.

Lorenzo Montero

Bibliografía y referencias:

  • Federación de Scouts – Exploradores de España (ASDE). (2011). Cien años de escultismo femenino.
  • Federación de Scouts – Exploradores de España (ASDE). (2009). Manual del educador de Castores.
  • Federación de Scouts – Exploradores de España (ASDE). (2009). Manual del educador de Lobatos. Madrid, Federación de Scouts – Exploradores de España (ASDE).
  • Federación de Scouts – Exploradores de España (ASDE). (2009). Manual del educador de Rovers.
  • Federación de Scouts – Exploradores de España (ASDE). (2009). Manual del educador de scouts.
  • Cuadro Tapia, R., & Aguilera Pallarés, F. (1978). Escultismo: Organiación Juvenil Educativa. Madrid, Instituo Pontificio San Pío X.
  • Echeverria, A. (1975). Guias y scouts, un estilo de vida. Revista Imagenes de la fe (95).
  • López Lacárcel, J. (2003). Así fuimos, así somos. Madrid, Federación de Scouts – Exploradores de España (ASDE).
  • López Lacárcel, J. (2012). ¡Huellas! Cien años de Scouts de España. Madrid, Federación de Scouts – Exploradores de España (ASDE).
  • Motilla Salas, X. (2004). Estatutos y reglamento orgánico de la Asociación Nacional de los Exploradores de España y disposiciones oficiales que afectan a la misma
  • Paillerets, M. (1965). Los muchachos y el escultismo. Barcelona. Editorial Litugica Española
  • Vaca, J. L., & Alaminos, A. M. (1998). Las guías de España y el escultismo femenino en Granada. Madrid. Asociación de Scouts y Guías Adultos de Madrid.