Salpamento

28674064240_771cec111d_z “Ya está todo preparado, salimos desde Madrid”, así empezaba, hace unos años, la canción de nuestros scouters, un gran comienzo para un gran campamento. El Clan Aldarion, por su parte, salió con grandes emociones, con un nuevo estandarte y con muchas guitarras para pasárnoslo en grande. Cuando llegamos decidimos encontrar el mejor sitio para 28900959621_734713b4bd_zponer nuestra zona pero la manada vino y nos la arrebató, por lo tanto, buscamos una que estaba “demasiado lejos” como nos dijo Teresa. Aunque lo que menos importaba era dónde ponernos, lo que realmente importaba era hacer esa zona nuestra; y eso es lo que hicimos. Construímos una torre perfecta, con un puente levadizo perfecto y unas tablas un tanto imperfectas que se movían cada vez que ponías un pie al final del campamento, pero que al final resistieron (era lo que todos esperábamos).

28952200636_bec963f18b_zEn la marcha hubo unos cuantos percances por los que casi medio clan tuvo que volverse al campamento por lesiones, pero que durante todo el recorrido nos estuvimos acordando de ellos, incluso al pasar por las lagunas de Neila, que aunque piensen que estábamos calentitos y a gusto, siempre nos faltaba alguien si no estaban todos con nosotros.

En los campamentos siempre llega una parte final, una parte en la que sabes que todo lo que ha pasado en él se quedará para el recuerdo, pero solo para eso, porque el año que viene no tendrá nada que ver. Para los que llevamos 13 años en el grupo es complicado aún hacerse a la idea de que nunca se volverá a repetir un campamento con tantas emociones, aunque aprendes que solo hay que pensar en que el año que viene probablemente sea igual o incluso mejor.28908177891_b18229e3d1_z

Buena caza y largas lunas.

María Martín (Rovers)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *