Objetivo: Roma

IMG_6148Viernes 11 de abril. Un gran día. ¿Qué tiene de especial?, os preguntaréis. Que tras toda         una ronda de trabajo (algunos más que otros, todo hay que decirlo), la Red y algún que otro acoplado (hola Loren) por fin cogió el avión hacia Roma. Todos nerviosos, pero ilusionados ante la perspectiva de que ¡por fin! Nuestro Proyecto había llegado, quedamos en Barajas para despedirnos de nuestras familias y subirnos al avión que nos llevaría a la capital de Italia.

   Allí nos alojamos en la casa-local que IMG_5858nos dejó un grupo italiano con el que estuvimos jugando un par de días, pero sobre todo, nos dedicamos a recorrer Roma. Por la mañana, visitábamos los monumentos emblemáticos de Roma. El Palatino, el Coliseo, el Panteón, el Puente Milvio, los foros romanos, el Vaticano y la Fontana di Trevi fueron sólo algunas de nuestras paradas.

A mediodía, sacábamos la comida de los tupers que llevábamos (y había que llamar a Sabor para poder comérsela, todo hay que decirlo) y después nos escapábamos durante media hora en busca y captura de heladerías y/o pizzerías. Cuando IMG_5981finalmente los jefes conseguían sacarnos a rastras de la heladería, visitábamos plazas (la Piazza del Popolo, la Pizza de España, la Piazza Navona…), y más tarde volvíamos a la casa. Allí preparábamos la comida del día siguiente y esperábamos nuestro turno en la ducha (tenéis que probar eso de ser 30 personas y una sola ducha que se inunda cada vez, es muy divertido, en serio).

   Tal vez sólo estuvimos una semana en Roma, pero con todos los buenos reIMG_6297cuerdos que nos llevamos, parece que fue mucho más. Por ejemplo, un día después de comer, comenzó a granizar y no teníamos otro sitio para refugiarnos que una heladería pequeña (aunque no es un mal sitio, todo hay que decirlo). Otro día quisimos subir a la cúpula del Vaticano sólo para darnos cuenta de que acababa de cerrar hacía cinco minutos, y nos tocó volver al día siguiente. Otro día empezó a diluviar mientras íbamos a la Fontana di Trevi, y tuvimos que salir corriendo bajo la lluvia… hacia la pizzería más cercana (que sí, que estaba lloviendo, pero había que aprovechar).

IMG_6011 Finalmente y por desgracia, llegó la última noche. Tras tomar el último helado todos juntos, salimos a cenar a una pizzería. A la mañana siguiente, recogimos la casa y subimos al avión que nos traería de vuelta a Madrid, diciendo así adiós a esta increíble semana.

Así que el día 17 volvimos a Madrid, cansados, agotados, pero con los buenos recuerdos vividos durante esa semana que estoy segura de que nos acompañarán para siempre. Y creo que puedo decir, sin temor a equivocarme, que este Proyecto, este Roma 2014, ha sido único e irrepetible, y que nunca habría podido llevarse a cabo sin nuestros increíbles jefes, y sin la Red tan genial que tenemos este año (aunque a algunos les dé bastante pereza bajar, por cierto).

Laura Cabero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *