Una guerra de pinturas

IMG_1555Este año en el juego de agua del campamento había tres pruebas, y después la guerra final.

En la primera prueba los castores tenían que hacer una torre con hielos que les iban trayendo los troperos, escultas y el clan, que les traían sin usar las manos, y los lobatos tenían que lanzar pintura a los otros grupos. Quien ganara se llevaba pintura o cubos para la prueba final.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAEn la segunda prueba cada grupo tenía que hace ruan pirámide con nueve apoyos por grupos en la que un castor tenía que llevar cuatro vasos llenos de pintura. Ganaba quien tuviera más pintura en los vasos al finalizar un recorrido que debía hacer la pirámide.

La tercera prueba era una guerra scout pero en la que había que ir a caballito por parejas.

El de abajo llevaba una cola de pita en ligar de pañoleta y el de arriba un vaso lleno de pintura que tenía que conservar. Ganaba el grupo que conservara más pintura de las parejas que no fueran eliminadas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Al final había una gran guerra final donde cada grupo tenía una bandera que tenía que proteger de la pintura de otros equipos, mientras manchaban a las de los otros grupos con la pintura y cubos que había conseguido en las anteriores pruebas. La bandera tenía que estar visible y accesible para el reto de grupos. El grupo 1 fue quien ganó al final el juego.

Por  una tropera trompetera y una lobata

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *